Han sobrestimado mi poder


Era una mañana normal en Tibia, el sol brillaba radiante, algunos trolls gruñían afuera de los muros de Thais y un cachorro perseguía aves en los callejones ladrando emocionado. Tibicus se había levantado temprano e iba de camino al depot a encontrarse con unos amigos para iniciar una de esas sesiones de cacería indulgentes que tanto disfrutaba. Se paseo por las calles, vendió algunas cosas en la tienda de Sam y luego decidió darle una visita a su cantinero favorito, Frodo.

"¡Tibicus, mi viejo amigo!" le dio la bienvenida Frodo "Es un poco temprano para una cerveza ¿No te parece?" "Nah, no te preocupes Frodo, sólo pasaba para matar algo de tiempo; estaré fuera de la ciudad  para tener algo de tiempo de calidad con mi party. ¡No he estado afuera en la naturaleza desde hace casi una semana!" "Si, lo se, después del ultimo incidente prácticamente hiciste de este bar tu segundo hogar" bromeó Frodo.

"¡SHHHH! Es muy frustrante saber que acabo de perder un libro lleno con memorias desconocidas de los cuatro dioses, pero como sea, gracias por recordarmelo." respondió Tibicus furioso.
"Bueno, lo hecho, hecho esta. ¡Dios mio, mira la hora! Tengo que irme, cuídate Frodo; ¡Hasta que volvamos a vernos!" dijo, dejando el bar. Mas adelante vio a sus amigos esperándolo cerca de la oficina de correos de Benjamín. Fridolin el Paladin y Tabea la Sorcerer lo saludaron a la distancia pero no pudo ver a Emilio, el Druida por ningún lado. Cuando los alcanzó, supo inmediatamente que algo estaba mal "¿Donde está Emilio?" preguntó "¿No lo has oído? ¡Esta en el templo! Quentin esta cuidando de él, no luce nada bien" sollozó Tabea. "Aun si sobrevive, le tomara algo de tiempo hasta poder salir de cacería de nuevo." "¡¿Qué?! ¿Pero como? ¿Que sucedió?" Tibicus no tenia idea alguna de que su amigo estaba al borde de la muerte.

"¿Recuerdas a Beefo y su pandilla? ¿Esa pandilla de alborotadores que vivien en Venore? Bueno, esos cobardes lo emboscaron cuando iba de camino a casa después de su andar cazando solo ayer. ¡Juro por Uman que los destruiré tan pronto como los encuentre!" Bramó Fridolin. ¡Vamos a vengar a Emilio! ¿Qué estamos esperando?"
"Calmate Frido" dijo Tibicus intentando calmar la situación "Recibirán su merecido, pero por el momento ¡No tenemos un sanador! Si nos los topamos sin prepararnos, terminaremos en el templo justo como Emilio. Ya perdí una vez a mi party por unos demons sedientos de sangre." dijo levantándose la armadura para descubrir las cicatrices en su pecho "¡No voy a perderos a ustedes también!"
"Tienes razón." dijo Fidolin frunciendo el ceño "es solo... ¿Que deberíamos hacer ahora? He estado esperando este día por siglos, los cuatro cazando juntos y aquí estamos sin un sanador. Ni siquiera tu puedes cargar suficientes pociones de vida para compensar los hechizos curativos de Emilio."

"Supongo que es tiempo de encontrar un reemplazo temporal para Emilio. No hay punto alguno en sentir pena por nosotros mismos, ¡Vamos a cazar en honor a Emilio!" dijo Tibicus intentando motivar a los miembros restantes de su equipo. Había un sólo problema, ninguno de ellos conocía a un elder druid con habilidades comparables a las de Emilio. "He oído de un método bastante común para encontrar personas para ir de cacería" dijo Fridolin "No lo he hecho yo, pero supongo que podemos intentarlo." Se giró y se fue hasta el centro del depot, aclaró la garganta y grito a todo pulmón "¡BUSCO ELDER DRUID... ULTIMO PUESTO!"


"Y ahora esperamos." sonrió Fridolin y regresó con sus amigos, Tibicus estaba escéptico "¿Estas seguro de que esto va a funcionar? Tengo mis dudas de que alguien vaya a contactar con...-" "¡Ey, oí que están buscando un elder druid! Yo soy su hombre, ¿A donde vamos?" le interrumpió un joven druid parado frente a ellos. "¡Wow, calma jovencito! ¿Que tal si primero nos dices algo sobre ti? ¿Tienes experiencia en party hunts?" "¡Claro que la tengo! Soy muy experimentado; exura sio, exura gran, exura vita... ¡He estado practicando esos hechizos por años! No se preocupen, ¡Pueden contar conmigo!" le aseguro al equipo "De acuerdo, mi nombres Tibicus, asegúrate de recordar el nombre correctamente, yo soy el bloqueador del equipo" se presento Tibicus intentando no sonar muy escéptico pero tenia un mal presentimiento sobre esto.

"Primero nos dirigiremos a Rathleton, me siento con suerte para las hydras hoy. Organiza tu equipamiento, va a ser un viaje largo" Dijo y todos se dirigieron a sus cajas del depot para acomodar sus recursos.
Cuando iban camino a Rathleton, Tibicus podía sentir la emoción de la cacería corriendo por sus venas "Finalmente, ¡Estoy de vuelta!" pensó al sentir la brisa fresca entre su cabello, respiro profundo y pudo saborear el salado aire del océano "¡A por nuevas aventuras! ¡Vamos!" gritó a su equipo y empezó a caminar enérgicamente hacia el oeste, les tomo dos horas a pie para llegar a su destino "Aquí estamos, hermosas peppermoon bells resguardadas por ¡Mortíferas hydras! ¡Que hermoso escenario!" rió Tibicus. "Fridolin y yo nos desharemos de los bog raiders mientras Tabea y... ¿Cual era tu nombre?" -"Songro"- respondió el joven mago. "Mientras Tabe y Songro usan su poder mágico ¡para lidiar con esas hydras! Ey Sonbro, ¿Estas bien? Luces un poco pálido."

"No te preocupes, estoy bien." respondió Songro y todos bajaron el agujero. Después de tocar el fondo, se encontraron en una cueva no muy atractiva, un aroma ácido penetraba el aire y llenaba sus fosas nasales. Songro vomitó al instante en que intento respirar y justo cuando empezaba a recuperar la compostura, vio seis ojos rojos observándolo desde una esquina oscura "¡HYDRA! ¡HYDRA!" grito y empezó a tirar avalanche runes a la criatura. Sin embargo la hydra para nada impresionada por el ataque empezó a correr hacia él. Tibicus saltó frente a el y bloqueo el ataque con su escudo. Tabea lanzo sus runas de energía y Fridolin disparó numerosos bolts a la criatura, Tibicus desenvainó su espada y decapitó a la afligida criatura de un golpe, cubierto en sangre de hydra se giró hacia Songro y grito "¿Que demonios fue eso? ¿Avalanchas? ¡¿ENSERIO?!"
Songro tomó un momento para recuperarse de su encuentro con la hydra. -"¡No, sólo estaba bromeando, sólo quería ver lo buenos que ustedes son JAJA, parece que son muy talentosos!"- dijo. -"¿Crees que esto es un juego?!"- Exclamó Tibicus furioso -“¡CONTRÓLATE!”-
Limpiaron el resto del nivel y Songro se las arregló para hacer lo que se suponía que debía hacer: Curar al equipo.
"¿Están listos para ir mas profundo?" preguntó Tibicus, sacando su espada del esqueleto de una hydra. Todos bajaron las escaleras y se encontraron rodeados por un numero mayor de hydras y bog raiders. Tibicus cargo hacia la pelea para recibir lo más fuerte de la agresión enemiga, Songro repetidamente usaba "exura sio Tibicus" tan rápido como podía para mantener a Tibicus vivo mientras Fridolin y Tabea intentaban asesinar a las criaturas que rodeaban al knight. Songro estaba completamente enfocado, otro error y todos estarían en peligro otra vez, había podido ocultar su falta de experiencia en team hunts antes y ahora se sentía avergonzado de no haberles dicho la verdad desde el principio. Se sabia los hechizos pero le faltaba conocimiento sobre las criaturas y sus debilidades. Por su cuenta, siempre iba de cacería a lugares donde ningún monstruo era lo suficientemente fuerte para causarle daño severo, pelear contra las hydras llevó las cosas a un nivel completamente nuevo "Concéntrate Songro, ¡no pueden saber la verdad! Es demasiado tarde para decirla de cualquier forma" De repente, sintió algo goteando en su hombro izquierdo, se dio la vuelta y vio directo a la boca abierta de una hydra, un pegajoso moco goteaba de sus colmillos mientras se acercaba cada vez más y Songro estaba paralizado de miedo, incapaz de mover un solo musculo. Sintió los dientes de la hydra hundirse en su carne y gritó de agonía mientras sus huesos eran aplastados.


Tibicus estaba gratamente sorprendido, después de algunos problemas iniciales parecía que el druid era capaz de mantenerse al ritmo con el resto de la party, algunos hechizos curativos pudieron haberse calculado mejor pero en rasgos generales, les era posible cazar eficientemente. En medio de ese pensamiento se dio cuenta de que estaba recibiendo más daño de los monstruos que antes. Bueno, no exactamente mas daño, pero no se estaba recuperando lo suficientemente rápido. "De acuerdo Songro, un poco de ayuda ¡Estaría genial!" gritó pero no escuchó ningún "exura sio" de regreso.

Rápidamente tomándose unas ultimate health potions, masacró todo a su paso entre las hordas de monstruos y encontró a su sanador tirado en el suelo, cubierto en sangre y a penas consciente. Rápidamente se tiro el cuerpo de Songro sobre el hombro y grito "¡Retrocedamos! Tabea - ¡Retirada! Fridolin - ¡Cubrenos!" Lograron salir con vida pero Songro estaba en muy mal estado. Su gill coat estaba desgarrada y su pulso caía cada vez más y más bajo. Lo llevaron con Azalea, que era capaz de proveerle la ayuda que necesitaba. Resultó que Songro no tenia la suficiente experiencia para usar la gill coat apropiadamente y es por ello que fallo en protegerlo de los ataques de la hydra. Tibicus y sus amigos habían tenido mas suerte que juicio.


Días después, Tibicus, Fridolin y Tabea estaban sentados en el pub de Frodo de nuevo reflexionando sobre lo que había sucedido. Todos habían sobrevivido pero Songro estaba tan avergonzado de sus acciones que no quería que lo visitaran. Él estaba muy agradecido por su rescate y juró que continuaría su entrenamiento hasta que fuera capaz de mantenerse al ritmo con Tibicus y su equipo. Estaban a punto de terminar sus bebidas cuando la puerta se abrió y un rostro familiar apareció. ¡Emilio, estás de vuelta! Tabea exclamó y levantaron una silla para su viejo camarada. "¿Cómo estás?"

-“Siendo honesto, he estado mejor.” Emilio gimió. "Pero supongo que en unos días más  voy a estar como nuevo! Siento haber perdido nuestro viaje de caza, pero ya sabes - circunstancias inesperadas." -No importa, amigo mío. dijo Tibicus: "¡Estamos contentos de tenerte de vuelta! ¡Te prometo que un día nos vengaremos de Beefo y su pandilla!














No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.